Cortometrajes originales,  Videos

Rosario, luz para el camino

Cortometraje sobre la importancia del rezo del Rosario en la familia y como ayuda a comprender la propia vida desde el misterio de Cristo.

Hoy que celebramos la Presentación del Niño Jesús en el Templo, el encuentor de Dios con el hombre, quisiera compartir contigo este cortometraje que realicé sobre la importancia del Rosario en la vida cotidiana.

El Rosario y nuestra vida

El simple rezo del Rosario marca el ritmo de la vida humana.

– San Juan Pablo II, Rosarium Virginis Mariae 25

La anterior frase de San Juan Pablo II fue la que me inspiró para realizar este cortometraje, pues es cierto que nuestra vida sólo puede ser leída desde el misterio de la vida de Jesús. Cuando vivimos sin algún sentido, siempre es bueno regresar la vista a Jesús para poder comprender en su persona nuestra propia existencia, ya que la fe nos hace descubrir que el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado (Cfr. GS 25).

Y eso celebramos en esta festividad de las luces, que es Jesús, Cristo encarnado quien ilumina nuestra vida, aún nuestras sombras más oscuras. Nos ayuda a comprender que aún en la dificultad, Dios se hace pequeño, para salir a nuestro encuentro y realizar en nuestra vida sus promesas de salvación. Nunca estamos solos.

María pudo vivir esto de primera mano como madre de Jesús, contemplando siempre su vida desde los ojos de Dios, guardando todo en su corazón. «He ahí donde El Rosario ayuda a abrirse a esta luz. Siguiendo el camino de Cristo, en el cual el camino del hombre es recapitulado, desvelado y redimido», rezando de manera cotidiana el Rosario, vemos la vida del Hijo desde los ojos tiernos de la Madre, y así podemos ver también desde la misericordia de Dios nuestra propie historia para descubrir en ella el proyecto que Dios tiene de ella y que nos invita a decir como María «Hágase en mí según tu Palabra».

Mi experiencia con el rosario

Debo debo de confesar que el Rosario cuando pequeño nunca fue de mis oraciones preferidas, pues para mí era un simple repetir de oraciones a modo de tarabilla, aunque contemplaba con asombro como mi abuelita lo rezaba con gran devoción. Fue ella quien me enseñó a rezarlo en una ocasión que mi papá enfermo y nos invitó a pedir por él ofreciendo el rezo del Rosario.

Entrando al seminario, un padre me invitó a llevarlo más allá de las palabras, hacerlo contemplación. Mi primer reto fue aprenderme los misterios de cada día, eso me ayudó a contemplar el misterio de Cristo al ritmo del Padrenuestro y el Avemaría. Con el paso del tiempo, mirar a Jesús, comprender a María, me fue ayudando también a comprender las cosas que me sucedían, como si aquello que me sucedía, ellos ya lo supieran y tuvieran una respuesta.

Desde entonces, cuando tengo alguna duda sobre que elegir, en los momentos de dificultad, siempre invocar a María con esta oración me ha permitido iluminar mi vida desde Cristo.

¿Tu tienes alguna experiencia con el rezo del Rosario? Te invito a que la compartas en un comentario o por Facebook.

NOTA: Agradezco a Athenas por permitirme usar el canto “María, Lleva a los Pies de Jesús” para este video. Te invito a rezar los misterios gloriosos con ella en Spotify: https://open.spotify.com/album/0XSQilGa9Mw7nnUVGsNbHG?si=swXy-EwoQHCFqoDg8GVUZA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *